Soñar y aprender de los adultos mayores, la esperanza del Centro El Buen Samaritano

En el barrio Buenos Aires Bajo, en Ciudadela Sucre, Soacha se encuentra el Centro de atención integral para el adulto mayor 'El Buen Samaritano', un lugar que desde hace 15 años brinda atención a 40 adultos mayores del sector y se enfoca en mejorar su salud física, mental, intelectual y sus relaciones comunitarias.

Jairo Suárez , Pastor de la Iglesia Evangélica Luterana de Colombia y coordinador del proyecto, relata que todo comenzó como una iniciativa de servicio a la comunidad en una zona en la que había muchas personas en situaciones de vulnerabilidad. Sin embargo, después de tres años, la atención se centró en adultos mayores, quienes ameritaban un acompañamiento especial.

"Muchos de ellos son personas que viven solas, algunos inclusive han sido abandonados por su familia y viven en esta comunidad conformada por personas desplazadas tanto por el conflicto armado como por la situación económica" relata el pastor Jairo Suarez.

El proyecto, apoyado por iglesias hermanas de EE.UU., recolecta fondos a través de la organización Good Samaritan Society, enviando aportes y donaciones para desarrollar, junto a los beneficiarios de entre 65 hasta 92 años, dinámicas de trabajo, acompañamiento espiritual, terapia ocupacional, mejoras nutricionales y espacios de cooperación con la Alcaldía, con el fin de cumplir con la Agenda 2030 y apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en particular a los orientados con erradicar la hambruna en el mundo y apoyar la salud y el bienestar.

¿Cuál es la situación del adulto mayor en Colombia?

La Iglesia Luterana a través de esta iniciativa aporta en la mejora de condiciones de vida integral de los participantes, y en particular el derecho a la alimentación, pues "hay algunos que no tienen acceso a una comida al día, por lo que les garantizamos un almuerzo y un desayuno".

Según el Estudio Nacional de Salud, Bienestar y Envejecimiento, se estima que para el 2020 en Colombia habiten 6,5 millones de personas de la tercera edad, un dato que contrasta con el Informe Nacional de Trabajo Decente realizado en 2019 por la Escuela Nacional Sindical, el cual revela que sólo 27 de cada 100 adultos mayores tienen acceso a una pensión, mientras el 72,6% restante debe sobrevivir por medio de la indigencia, de forma autónoma o dependiendo de sus familiares.

Dichas estadísticas además se dan en medio de un contexto en el que Colombia tiene uno de los índices de mayor envejecimiento en el mundo, sumado a la inequidad social y económica que deriva en problemáticas como la soledad, la exclusión y el abandono. Expertos advierten se debe crear un modelo basado en el cuidado del adulto mayor, en lugar de a la enfermedad como ocurre en la actualidad en un país donde 74 de cada 100 adultos mayores afirman acudir a los servicios de salud ambulatorios.

"Es un intercambio de saberes, con este grupo uno aprende y valora el sentido de la vida, normalmente los jóvenes olvidan que algún día serán adultos mayores y en este trabajo se aprende a tener consciencia de ello" destaca el Pastor con relación a su trabajo. Lo que más resalta es la esperanza que conservan las personas de tercera edad en el país. El Buen Samaritano se convierte, de esta manera, en un lugar de descanso, dignidad y sosiego, en particular para quienes han vivido los efectos de la guerra y el conflicto armado interno.

SUBIR